Mimi Lazo


Mimi Lazo interpreta a Margot Batalla, en la telenovela de Venevisión: ‘¿Vieja yo?’: “Me siento con ganas de vivir como si fuera una niña”. La actriz venezolana vive un momento estelar en su carrera, por una parte protagoniza la telenovela ‘¿Vieja Yo?’, afirmando que es el mejor dramático que ha realizado, y que se basa en un tema que le llena profundamente como profesional y ser humano: la autoestima de la mujer. Y por otra parte, se destaca como productora teatral, con tres obras, ‘No eres tú, soy yo’, ‘Las quiero a las dos’ y un monólogo que interpreta Roberto Moll.

-¿Qué significa protagonizar esta telenovela, en esta etapa de tu carrera?
Realizar la telenovela ‘¿Vieja Yo?’, que es la mejor que he hecho en mi vida, significa muchísimo, un sueño hecho realidad, desde que estaba chiquita, yo me preguntaba por qué las actrices mayores no tenían personajes protagónicos. Por otro lado, se trata de romper un paradigma y estar en una telenovela que va a ayudar a todas las mujeres de Venezuela a luchar por su felicidad, a arriesgarse a ser felices, y a no responsabilizar a nadie del fracaso de uno mismo. Esta novela es bella por eso, hermosa, es una telenovela romántica, que se fundamenta en que el amor no tiene edad, el ser humano no tiene edad y que no tiene que conformarse con una vida mediocre, sino tratar de cambiar.

-¿Cómo es la personalidad de Margot Batalla?
Margot es una mujer que ha dedicado su vida entera a tratar de hacer feliz a la familia, hacer feliz al marido, a los hijos, a la madre y a todo el mundo, y ella se ha apartado de su propia felicidad. Se encuentra a los cincuenta años con que ha hecho todo por todos y nada por ella, y ahí comienza la novela. Está casada con Justo (Jean Carlo Simancas), un hombre como dije antes a quien le dedicó su vida. A veces las amas de casa no son valoradas, su trabajo es arduo, y todo tiene que estar perfecto y hay que cocinar, lavar, atender los hijos y esa es una labor difícil. Margot se encuentra con que no ha sido recompensada por su marido, él tiene una amante. El personaje de Jean Carlo (Simancas) es extraordinario, un rol súper difícil, un marido infiel, que no puede creer que la mujer se le va de las manos, y se va a independizar de él. Un hombre que tiene treinta años de matrimonio no se imagina nunca que una mujer puede independizarse, es un trauma, un golpe muy duro.

-¿Cómo ha sido tu experiencia como productora teatral?
Me gusta muchísimo, ojalá que pueda estudiar producción y no ser empírica, para hacer cosas más grandes. Ahora que estoy haciendo esta telenovela tengo más respeto hacia los productores, por todos los que están detrás de las cámaras. Los actores no sabemos lo difícil, lo que cuesta hacer una pauta y coordinar treinta actores, porque todos tenemos siempre una vida, el que va para la peluquería, ó el odontólogo, por ejemplo. Y hacer una pauta ya es muy difícil. He comenzado a valorar muchísimo lo que es el trabajo detrás de las cámaras. Estoy produciendo tres obras, ‘No eres tú, soy yo’, ‘Las quiero a las dos’ y otra basada en los últimos días del Presidente Allende, que la protagoniza Roberto Moll, que se estrenó el 8 de septiembre, es un monólogo. Quiero ir a New York a estudiar producción, y que sea como un descanso y a la vez estudiar. Cuando te llegan las cosas deseadas todo es tan bonito, ojalá que uno tuviera siempre como esa necesidad de hacer todo perfecto, a veces uno tiene que sufrir las cosas para valorarlas.

-¿Se podría decir que vives el mejor momento de tu trayectoria?
Este ha sido mi mejor año, protagonizar una telenovela, me gané el premio ACE en New York. Me gané el premio que otorga la Asociación de Actores de New York, que me lo entregaron el 20 de septiembre, se llama el premio HOLA (Hispanic Organization Of Latin Actors), como mejor actriz.

-¿Reaccionarías como Margot en la historia, si viviera lo que ella?
Margot se arriesga, esta es una telenovela que trata sobre el riesgo, Margot dice en escenas que la gente feliz es la que se arriesga. Conozco muchas mujeres como Margot, no es mi caso, que se han quedado pensando que ya son muy viejas para divorciarse, para estudiar, para ser feliz. Y gracias a Dios que esta telenovela habla del tema que a mí me gusta, la autoestima de la mujer. Yo creo que Mónica (Montañés) en esta telenovela ha llegado a un punto muy importante para la mujer, a un conocimiento muy, muy grande. Yo tengo solamente tres meses trabajando en la telenovela y ya me siento que me ha transformado el carácter, me siento como una niña con ganas de vivir la vida como si tuviera siete años, de cambiar todas las cosas de mi personalidad que no me gustan. Me he llenado de muchísima energía, de una energía de niña.

-¿Cuáles son sus fortalezas?
Yo soy muy disciplinada, yo todas las mañanas me levanto a las 5 de la mañana, hago yoga con una profesora extraordinaria; hago meditación. Eso me ha ayudado a tener un mejor cuerpo, que cuando era más joven, me ha enseñado a respirar en los momentos difíciles, y me ha dado mucha fortaleza. Además que yo soy una luchadora, yo no me detengo, yo soy un poco parecida a Margot, en eso del riesgo, pienso que la gente que es feliz es la gente que se arriesga, que no le importa el qué dirán, se pierde mucho tiempo en oír lo que dicen los demás.

-¿Y cuáles son tus debilidades?
La impaciencia, lucho con la paciencia, ya hoy en día siento que las cosas se dan en el momento más bonito y más importante. Tengo un carácter fuerte y apasionado y eso muchas veces no me sirve, hoy en día estoy más tranquila, esperando las cosas en su momento.

-¿Qué le falta por hacer?
Me falta muchísimo, a los cuarenta tuve la obra de teatro ‘El aplauso va por dentro’, a los cincuenta tengo esta telenovela que es la mejor que he hecho en mi vida y que he leído, una novela completa, romántica y profunda. Como hace todo Mónica (Montañés), que te dice unas cosas muy duras de una forma que sólo ella lo sabe hacer. Me falta mucho, me quiero ganar el Oscar; realizar una película venezolana con un guión de Mónica Montañés. Quiero estudiar producción, a lo mejor me ven como productora de Venevisión, algún día.

-¿Un sueño no cumplido?
Hay muchos que quiero todavía realizar, adoptar una niña el año que viene. Hacer obras de teatro, rendirle homenaje a mucha gente que he admirado en mi carrera, como Juan Carlos Gené, Andrés Eloy Blanco, un poeta que me conmovió mucho de niña y quisiera brindarle un reconocimiento en el que participemos Raúl Amundaray, Elba Escobar y yo. Quiero seguir con el yoga, tener tiempo para compartir con mi lista grande de mis tres amigas, Chiquinquirá Delgado, Mirela Mendoza, Elba Escobar. He hecho una amistad muy bella con María Antonieta Duque, una gran luchadora y me identifico con ella cuando yo era más joven, quiere cambiar el mundo, cambiar todo, poner todo como bonito y bueno mi gran amiga y hermana, es Mónica Montañés, la escritora de ‘¿Vieja yo?’.