Aldemar Correa se desnuda en obra de teatro


Aldemar Correa protagoniza la comedia ‘Casting, destape total’. El hombre que obtuvo aplausos por su personaje de Marlon en la película ‘Paraíso Travel’ se desnuda ahora para ganarse la vida. La obra de teatro se presenta en Colombia, en Cabaret (Hacienda Santa Bárbara).

El nuevo trabajo con el que el colombiano Aldemar Correa, protagonista de la telenovela ‘Niños ricos, pobres padres’, se gana la vida actualmente haciendo más ejercicio de lo normal, haciendo reír a carcajadas y generando en ocasiones un cosquilleo terrible en su estómago.

Cada noche, de jueves a sábado, su misión es convencer al público de que él es el mejor actor para una obra en la que termina mostrándose en paños menores delante de todos. Por eso, debe tener su musculatura firme, a tono con los movimientos sensuales y hasta atrevidos que realiza.

Las carcajadas las justifica diciendo que el trabajo lo divierte mucho y el cosquilleo en su estómago si es de puros nervios, pues eso de bailar, aunque lo hace bien, no lo termina de convencer y teme equivocarse en alguna de las coreografías que con tanto empeño viene ensayando desde que su amigo Alejandro Aguilar lo convenció de estar en la comedia show ‘Casting, destape total’.

En esta obra teatral, Correa y otros cuatro hombres deben mostrar su talento en el baile, el canto y la actuación para ser elegidos en una supuesta audición en la que aparte de quitarse la ropa aprenden a dejar de lado su conflicto interior.

“Han sido unos meses de mucha diversión. Me lo gozo hasta el final. Es burlarnos de lo que es el oficio y presentar una audición, pero en café concierto”, dice Aldemar.

Por fortuna, el actor no sufre de pudor. No le da pena mostrarse y asegura que sus años de experiencia, más de 10 en el medio, le han enseñando a aceptarse tal y como es. “No puedo comparar mi cuerpo con el de Pedro Payares, pero tengo lo mío y mientras me sienta bien, eso es lo que transmito”, dice Correa.

En la obra ha estado en la piel de dos personajes, el actor natural que va y busca trabajo sin saber nada del oficio y en la del actor vanidoso que no ve más allá de su belleza. Con los dos se siente cómodo, al fin y al cabo para él lo importante es ser bueno en lo que se hace. “Esa es la meta, no importa que tipo de personaje deba interpretar, lo importante es que tengan esencia y logren transmitir emociones”.

Correa ha tenido estudios en las tablas y conoce del oficio gracias a Rubén Di Pietro, Vilma Sánchez y el propio John Leguizamo. No les hace caso a los rumores, eso de que es antipático y de que llegó mirando por encima del hombro y creyéndose más después de su éxito en ‘Paraíso Travel’.

Él simplemente sigue viviendo su vida por donde el destino se la marque. “Yo no tengo la culpa de que la vida me haya llevado a trabajar en el exterior y no aquí. Por eso mismo quise volver, quería estar en teatro colombiano y buscar otras propuestas aquí. Yo sí creo que lo de Paraíso me toco, me llenó de júbilo, pero era consciente de que era un momento. Que la alfombra roja algún día pasaría y que ese momento se acabaría. Mi meta era dejar que la fama pasara, pero mantener el reconocimiento”, explica.

Ahora está en la obra y tiene un nuevo proyecto colombiano de cine: ‘Lo azul del cielo’, del director Juan Uribe y se alista para empezar a grabar un personaje en un nuevo proyecto de Teleset. “Creo que voy bien. Estoy en un momento estable y lo único que sé es que quiero estar por mucho rato en el medio por que esta es mi vida”.